Acupuntura

El cuerpo humano es un organismo global al que hay que tratar de equilibrar para lograr un estado de bienestar

   Los meridianos, líneas de fuerza energéticas, recorren también la profundidad del cuerpo, relacionando los diferentes órganos internos y la superficie de la piel.

   Su trayecto superficial está sembrado de puntos de energía o puntos de acupuntura. Cada uno de estos puntos tiene un papel específico de regulación, ya sea de un trastorno circulatorio superficial de la energía a nivel del meridiano, ya sea de una alteración orgánica más profunda.

   Desde hace mucho tiempo se sabe que el punto de acupuntura tiene la propiedad física de ofrecer una resistencia más débil al pasaje de una corriente eléctrica.

   Además, sobre esta propiedad funcionan los aparatos de detección de puntos, más o menos fiables, gracias a factores perturbadores locales (grado de humedad de la piel, fuerza de presión ejercida…)

   En el plano histológico, el punto de acupuntura está constituido por una terminación nerviosa en la superficie de la piel, rodeado, en un nivel más profundo, por una arteriola y una venilla, así como por pequeños vasos linfáticos.

   La estimulación con la aguja inducen una señal que será transmitida a lo largo del recorrido del meridiano de energía.