916748696 / 647445255

Tratamiento Postoperatorio en las Abdominoplastias

La abdominoplastia es una operación en la cual se realiza una extirpación de la piel y grasa sobrante del abdomen, si es necesario se realiza la reparación de la musculatura de la pared abdominal. Con esta intervención se consigue un abdomen más reducido y firme y una cintura más estrecha.

Con el paso del tiempo, en las personas que han experimentado incrementos importantes de peso o embarazos, se produce una deformación en el abdomen. Aparece un exceso de volumen en la parte inferior al ombligo, un ensanchamiento de la cintura, y un abombamiento en la parte del estómago, creándose una modificación y deformidad en la silueta corporal. En algunos casos, puede llegar a existir un gran exceso de piel y grasa, que unido a la flaccidez de los tejidos, produce un descolgamiento  a modo de delantal, que puede llegar a cubrir la zona del pubis.

abdominoplastia tratamiento postoperatorio

En ocasiones, cuando la distensión de la piel ha sido grande, se rompen las fibras elásticas de la dermis, formándose las típicas estrías. La abdominoplastia elimina aquellas que se encuentran en la porción de piel que es extirpada.

Frecuentemente aparece dolor de espalda, provocado por el esfuerzo que la musculatura de la columna vertebral, tiene que realizar, cuando se ha perdido la ayuda de los músculos abdominales.

 

COMPORTAMIENTO DE LOS TEJIDOS TRAS LA ABDOMINOPLASTIA

El período postoperatorio es molesto, se puede sentir tensión abdominal y puede ser doloroso los primeros días. Cuando se realiza una mini-abdominoplastia la recuperación suele ser más rápida y menos molesta.miniabdominoplastia

 

Durante la primera semana, al incorporarse desde la posición de tumbado o sentado, se nota tensión y tirantez y resulta difícil adoptar una postura totalmente erecta los primeros días.

Existe hinchazón en el abdomen sobre todo en la zona de la cicatriz, que va disminuyendo progresivamente en el transcurso de un mes, aunque se puede prolongar durante más tiempo dependiendo de las características de la operación, del comportamiento de los tejidos del paciente, y del cumplimiento de las recomendaciones postoperatorias.

Se nota sensación de acorchamiento y pérdida de sensibilidad en la zona central y baja del abdomen, que se recupera lentamente en el transcurso de los meses siguientes, durante los cuales se puede notar una sensación extraña al tacto (como si el tejido no fuera propio), que puede resultar desagradable. La piel se encuentra con falta de sensibilidad.

TRATAMIENTO CON DRENAJE LINFÁTICO MANUAL (D.L.M.)

Para acelerar la recuperación y disminuir las molestias en el postoperatorio disponemos como principal herramienta  el DRENAJE LINFÁTICO MANUAL.

A consecuencia de la operación aparece un edema en la zona que debe ser eliminado por el sistema linfático. Pero el sistema linfático a nivel superficial también ha sido dañado en la operación, además la circulación de la linfa se haya temporalmente disminuida por la cicatriz que aparece en el abdomen.

Las maniobras de drenaje linfático ayudan a regenerar los vasos linfáticos dañados, eliminar el edema y a restablecer antes la circulación linfática en la zona en que se haya entorpecida creándose conexiones linfolinfáticas a ambos lados de la cicatriz.

La periodicidad de los masajes es de 2 ó 3 a la semana (lo ideal sería realizarlos a diario durante los primeros 15 días) posteriormente se irán espaciando las sesiones  (siendo aconsejable continuar durante dos meses). Empezamos cuando lo autoriza el cirujano plástico, normalmente a partir del 5º,6º,7º día. Dependiendo del estado y evolución del tejido realizamos mayor o menor números de sesiones. Como mínimo realizaremos doce sesiones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies