916748696 / 647445255

TECNICA DE INTEGRACION NEUROESTRUCTURAL

   El sol brilla cálidamente tanto sobre un mendigo que vive en la miseria, como sobre un rey que vive cómodamente en su palacio –no hace diferencias- y tampoco las hacen las Leyes de la Naturaleza, que gobiernan nuestra salud.

Las Leyes de la Naturaleza se rigen por principios de vida como la actividad física y las nuevas posturas, el aire fresco y la luz del sol, el agua pura, el descanso y el sueño, la comida sana, el ayuno y un estado mental feliz y relajado.

La buena salud y la vitalidad dependen de la observancia de las Leyes de la Naturaleza. Nuestro “estado de salud” es claramente el mayor denominador común de nuestras vidas. Cada aspecto de nuestras vidas está entretejido con él y depende de él. Ciertamente puede decirse que una buena salud es mejor que tener dinero en el banco y aun teniendo mucho, más de una persona rica ha muerto por falta de buena salud.

Tener una vitalidad elevada es la evidencia de que estamos viviendo según las Leyes de la Naturaleza. Cuando tenemos la vitalidad elevada, tenemos abundante energía, fuerza física, agudez de sentidos, apariencia radiante, capacidad de curación óptima, buena memoria, intelecto fuerte, alegría, creatividad y mucho más.

Por otra parte, cuando tenemos la vitalidad baja es la evidencia de que no estamos viviendo según las Leyes de la Naturaleza. Tristemente, junto con la vitalidad baja vienen fatiga, letargia, dolor y enfermedad, baja energía, apariencia enfermiza, capacidad curativa lenta, tristeza, depresión, metabolismo pobre, etc.

Una de las primeras indicaciones que recibimos de que no estamos viviendo según las Leyes de la Naturaleza, es la presencia del dolor.

TÉCNICA DE INTEGRACIÓN NEUROESTRUCTURAL 2 vidasan

El dolor es el sistema de alerta corporal que nos dice que algo va mal. Cuando lo escuchamos, nos puede proporcionar el estímulo y la motivación para cambiar nuestra dirección y para adoptar enfoques de vida que generan salud y vitalidad. Por otra parte, si intentamos silenciarlo mediante el uso de fármacos o de cirugía, o simplemente no le hacemos caso, el problema que causaba el dolor puede continuar, usurpando insidiosamente nuestros recursos vitales más allá del nivel de nuestro conocimiento consciente.

Es interesante que una de las características clásicas de supervivencia de nuestro propio cuerpo sea la de la adaptación. Biológicamente hablando, literalmente continuamos adaptándonos hasta que ya no podemos más y entonces es cuando ocurre la muerte.

Hans Selye M.D., en su libro titulado The stress of life ( el estrés de la vida), señala un mecanismo de tres fases denominado Síndrome de Adaptación General , el cual describe este proceso de adaptación biológica. Afirma que cuando estamos expuestos a un agente estresante nuestra respuesta corporal inicial es la de la reacción de alarma ( dolor agudo). Con una exposición continuada al estresante, la fase de reacción de alarma disminuye y comienza la segunda fase, la fase de resistencia (adaptación), la cual permite conservar la vida frente al agente estresante. Cuando todos nuestros recursos de adaptación están a punto de expirar, aparece la tercera fase y final, la fase de agotamiento. Durante esta breve fase, los síntomas que inicialmente caracterizaron la fase de reacción de alarma pueden reaparecer, a menudo empeorando y volviéndose crónicos, seguidos sin mucha demora por la muerte.

Los chinos describen el proceso ligeramente diferente. Cuando nacemos, dicen, llegamos a la vida con una cantidad predeterminada de fuerza vital o energía llamada Chi que se almacena en los riñones. Dependiendo de cómo se utilice su Chi a lo largo de toda su vida cada individuo determinará la duración de su vida y, por lo tanto, la calidad de su vida. Ellos promueven los principios vitales que crean equilibrio y armonía que conservan este Chi vital tanto como sea posible.

Aunque lasa dos culturas describen el proceso ligeramente diferente, es fácil ver que el tema y la filosofía subyacentes son lo mismo. Dicho de forma muy sencilla, cuanto mejores seamos en apartar los obstáculos de nuestra fuerza vital y después la apoyemos, más sanos estaremos y viviremos más tiempo.

Esta es la filosofía que rige la Técnica de Integración Neuroestructural.

   La estructura gobierna la función: El objetivo principal de esta Técnica es eliminar el dolor y las condiciones fisiológicas y psicológicas disfuncionales restaurando la Integridad Estructural del cuerpo. Esencialmente, si cada músculo del cuerpo está en posición correcta, es decir, en homeostais, entonces el resto de sistemas estará en homeostasis y como consecuencia recíproca abundará la salud.

Deane Juhan en su libro Job´s Body ( el cuerpo de Job) lo describe de otra forma:

“Cada bocado de comida, cada inspiración, la distribución de cada gota de sangre, cada exploración, cada defensa, cada reproducción de las especies, todos son actividades musculares. Y en la medida en que se compromete el sistema muscular, el organismo entero se debilita, se limita.

TÉCNICA DE INTEGRACIÓN NEUROESTRUCTURAL3 -vidasan

   Realmente, considerar la musculatura como el órgano primario del cuerpo, el tejido dominante de la vida animal, no es ir demasiado lejos. Forma la mayoría de nuestro peso y volumen. Es, con mucha diferencia, el mayor consumidor de energía. Lo que normalmente consideramos nuestros órganos vitales sólo son realmente, desde otro punto de vista, sistemas de apoyo visceral para el crecimiento, función y mantenimiento de los músculos. Después de todo, son estos “órganos vitales” ( pulmones, corazón, estómago, hígado, intestinos, diversas glándulas grandes y pequeñas, etc) los que deben responder al nivel de actividad de los músculos y no al revés.

Por supuesto que hay muchos factores que contribuyen al nivel en que estos “trabajadores” digestivos y circulatorios toman, metabolizan y distribuyen “energía” edad, sexo, talla, nivel de crecimiento, ciclo menstrual, infección o enfermedad, temperatura corporal, sueño o vigilia, hormonas y estados emocionales todos juegan papeles significativos en nuestras necesidades energéticas. Pero todas estas influencias en el nivel metabólico son pequeñas comparadas con los efectos de la actividad muscular. Incluso aumentos mínimos en el tono muscular aumentan significativamente el nivel metabólico, y un ejercicio intenso pueden aumentar quince veces la producción de calor.

   La Técnica de Integración Neuroestructural emplea una serie de movimientos muy suaves pero específicos, que se llevan a cabo de

tom Bowen -ÉCNICA DE INTEGRACIÓN NEUROESTRUCTURAL-vidasan.es

una manera predeterminada y sistemática hacia  mediados de los años 50 un osteópata australiano , Tom Bowen , descubrió que existía una relación inusual entre determinadas quejas de salud y otros patrones concretos de disfunción muscular que presentaban sus pacientes.

Inicialmente el cuerpo responde a estos movimientos relajándose extremadamente. Esta relajación crea un cambio contextual temporal en el estado estructural, proporcionando una ventana de oportunidades para que varios reflejos espinales, somáticos, craneales y autónomos se activen, provocando un reajuste completo de todo el cuerpo. Durante este proceso de reajuste el cuerpo intenta volver a su posición estructural óptima en el contexto determinado establecido por el “estado de salud” individual del receptor, y al hacerlo pone en funcionamiento flujos de energía correctiva muy poderosos que tienen un efecto terapéutico extremadamente beneficioso sobre el cuerpo y la mente. En consecuencia, se estimula el sistema linfático, aumenta el flujo sanguíneo de las venas y de las arterias y se activa todo el sistema de tejidos conectivos.

Además de este reajuste corporal que tiene lugar, los flujos de energía correctiva pueden dirigirse a áreas específicas del cuerpo donde exista dolor o una disfunción.

Así pues, es muy importante entender que el estado de salud de cada individuo es diferente, y que, en consecuencia, responderán de forma distinta. Puede ser necesario utilizar medidas de apoyo adicionales como cambios dietéticos, programas de ejercicio, plantas medicinales, homeopatía, esencias florales, Depurar el organismo (D-Tox) y procedimientos para reducir la tensión emocional..

La Técnica de Integración Neuroestructural es una técnica muy potente y completa que tiene una gran reputación por producir resultados consistentes, donde, a menudo otras técnicas han fracasado. Los que son tratados, con frecuencia describen los resultados como asombrosos y milagrosos. Como ejemplo, entre un 80 y un 85 por ciento de todas las disfunciones estructurales se resuelven en dos o tres sesiones.

Esta técnica deriva, en gran parte, de potentes técnicas que se descubrieron en Australia hace más de 50 años, y aunque sólo han sido utilizadas por un pequeño grupo de médicos privilegiados, han ayudado literalmente a cientos de miles de personas a solucionar sus problemas de salud.

 

                                                                           José Luis Revuelta Sánchez

                                                             (Terapéuta de Integración Neuroestructural)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies