916748696 / 647445255

CICATRICES: SU IMPORTANCIA EN LA SALUD

El cuerpo para su autorregulación necesita de todos sus sistemas: sistema endocrino, sistema linfático, sistema nervioso, sistema circulatorio, etc.

Unos son conocidos y otros no tanto pero no por ello requieren menos atención. Me refiero al sistema energético materializado por los meridianos de acupuntura, a los sistemas físicos de los cuales forman parte los músculos, sistemas de receptores musculares de piel, las fascias, y los menos conocidos de todos, los cuerpos sutiles que como hasta ahora no ha habido forma de demostrarlos no ocupan el que merecen en las terapias convencionales.

   Estos últimos tienen mucho que decirnos a la hora de ayudar a que nuestro cuerpo encuentre su armonía, su autorregulación, al tener herramientas para hacer cambios en el esquema corporal después de hacer un trabajo sobre ellos.

   Hay otros muchos sistemas como el estudiado por el Doctor Nogier, creador de la auriculoterapia, quién observó que cuando se le acerca una luz blanca a un sujeto, las reacciones arteriales son normales, pero si al repetir varias veces el acercamiento de la luz se agota la energía de respuesta, lo llaman fenómeno de agotamiento. Esta patología de la foto-percepción, para el Dr. Nogier es prácticamente indicativo de una cicatriz tóxica.

Según él, las cicatrices tóxicas son aquellas que perturban la foto percepción cutánea y que, al dañar el radar que es la piel, provocan problemas clínicos relacionados con la neurotransmisión interneuronal.

No todas son cicatrices tóxicas para el organismo, pero las que están provocando problemas es necesario localizarlas y desinterferirlas. Cuando una cicatriz es tóxica los cambios son muy evidentes, por lo que es interesante considerarlas, sabiendo qué partes pueden desequilibrar, para ello probaremos los resultados después de las técnicas simples que aplicaremos.

En las cicatrices, bien sean por accidentes o por operaciones, hasta ahora debido al desconocimiento del tema, poco había que hacer aparte de esperar a que el cuerpo cerrara su herida y soldara una parte de la piel con la otra del otro lado. Pero muchas de las veces, notamos que años después, aun habiéndose cerrado la herida y la cicatriz, seguimos sintiendo cosas que nos indican que algo ocurre en ella, que algo no está bien.

Los síntomas que ofrecen se pueden notar en la propia cicatriz con diferentes sensaciones, o bien a distancia con exteriorizaciones de todo tipo, y éstas casi nunca se relacionan con ellas, por lo que es muy importante tenerlas en cuenta.

SÍNTOMAS

Los síntomas son de lo más variado:

   Hipertensión arterial

   Hipotensión arterial

   Cansancio. Fatiga

   Cefaleas. Migrañas

   Alergias, rinitis estacional y asma alérgica.

   Obesidad.

   Ezcemas que han desaparecido después de tratarlas convenientemente.

   Cuando tocamos la zona de alrededor, no todas las partes se mueven igual, notamos tensiones en algunas direcciones, y en otras se mueven mal o no se mueven.

A veces se mueven mal o duelen cuando requerimos un movimiento de la zona, o incluso espontáneamente.

Sensaciones diversas, cosquilleos, hormigueos.

   Algunas están tensas y duras y tienen formaciones callosas llamadas queloides, que incluso cambian de color y de aspecto.

   Limitaciones de movimiento que se van a convertir en rigideces crónicas.

   Molestias y dolor en la zona. Hasta los más variados que podemos pensar, puesto que la falta de adaptación se va a mostrar en cualquier parte del cuerpo, o en zonas reflejas, o dependiendo del meridiano que corten en un órgano o en cualquiera de las funciones propias de él, incluso en su emoción correspondiente.

   Dolor en la zona y a distancia.

   Pinchazos en alguna de sus zonas.

   Hay personas que incluso sienten sensaciones desagradables cuando se rozan.

   Otras veces nos encontramos con algunas que son sensibles a los cambios de tiempo.

   El color es diferente incluso unas de otras, o peor aún, dentro de la misma cicatriz se pueden observar diferentes tipos de tonos.

 

   Pues bien, todas estas cicatrices que de alguna manera notamos diferentes que el resto de la piel, lo que nos está diciendo es que cuando se cerró el tejido, algo no se pudo adaptar bien en el cuerpo debido a una falta o exceso de información, es decir: cuando el tejido se cerró quizás lo hizo precipitadamente con alguna infección, o el estrés fue tan grande que el cuerpo decidió olvidarla zona y se cerró como pudo.

   Si el ser humano no tuviera este tipo de mecanismos de defensa, no habría sobrevivido tantos miles de años. Después de cualquier ataque de un animal o accidente necesitaba sobrevivir, y para ello armoniza y cierra lo más rápido que puede la estructura dañada para que el resto del organismo mantenga sus funciones vitales.           Cuando sufrimos un accidente traumático o una operación, muchas de las veces es tanta la información que el cuerpo requiere en alguna otra parte, que no da tanta importancia a la zona se centra en equilibrarse como puede.

   En el caso de una operación, el cuerpo va a tratar de recuperarse de: la anestesia, los daños internos, la parte emocional del antes y después, y por supuesto de eliminar la cantidad de fármacos y sus efectos secundarios, que puede que no preste “demasiada importancia a cerrar la herida” y se cierre como buenamente pueda.

   En mucho de estos casos debajo de la cicatriz todavía queda mucha información que es necesario recuperar para que el cuerpo descanse y se armonice.

   Para no perder energía en la zona el proceso se produjo correctamente, pero hay algo que el cuerpo nos está comunicando con diversos síntomas, está sufriendo y nos lo dice con diferentes señales, exteriorizándose con voz muda, y no sabemos desafortunadamente la respuesta para poder ayudar.

   En palabras técnicas, el cuerpo está perdiendo adaptación en la zona, tapó como pudo el interior, hizo su misión cerrando la barrera de la piel, pero está perdiendo una energía que seguro necesitaría para resolver otros problemas en cualquier otra zona conflictiva. Y si no quitamos esta pérdida de adaptación va a estar ahí de por vida: esas muestras de dolor, tirantez, etc, que aun habiéndonos habituado a ellas, cuando menos son molestas.                                            

   Como sabemos una cicatriz es algo muy frecuente y no le damos ninguna importancia, pero nos está quitando una energía que podemos utilizar para cualquier otra cosa: reparar el cuerpo, descansar, disfrutar, crecer, regularnos, etc.

   Los síntomas que el cuerpo muestra en cualquiera de sus facetas, son el resultado de las pérdidas de adaptación al mundo exterior. Sumadas de poquito en poquito, nos impiden contrarrestar los diferentes estreses externos, como pueda ser un virus o una agresión química, o con cualquier estrés interno como autorregularse para dormir.

   Y fíjate, una pequeña cicatriz de aquí, una intoxicación por metales pesados que no sabes que tienes, unas amalgamas de mercurio en esas tres caries que tenías, dormir en un sitio con el televisor, etc. Todo esto sumado, son muchas pérdidas de adaptación que estamos viviendo en nuestro cuerpo sin darnos cuenta.

   No saber esto, es como tener un saco de piedras a cuesta todo el día, cuando realmente se puede invertir toda esa energía que derrochamos, en ese esfuerzo de vivir con todas esas cosas en cosas más interesantes, como recuperarnos más rápido de nuestras lesiones tanto físicas, químicas o anímicas.

   Lo más curioso del tema, es que la mayoría de ellas van a dar síntomas a distancia, no relacionándolo normalmente por desconocimiento, con la cicatriz. Pero como decimos en el mundo científico, “el que no busca, no encuentra”, aludiendo a que hay que saber buscar y por supuesto, que se busca.

   No tenerlas en consideración es no tener posibilidad de reequilibrar muchos tipos de síntomas que se forman debido al estrés permanente que producen.

   Es interesante preguntar al paciente cuando empiezan sus problemas. Si te dice después de mi operación de apéndice mi vida ha cambiado, aquí hay desorganización continua a causa de la cicatriz.  

   Pongamos un ejemplo: Después de una operación de apéndice nos encontramos que la cicatriz ha cerrado correctamente, y al cabo de un tiempo después de superar el miedo a moverse estirando despacio la piel al caminar, integramos en la vida normal esa forma de andar del cuerpo, encontrándonos al cabo de un tiempo, que esa tirantez que notábamos los primeros días en la zona dolorida la tenemos ahora en el cuello.

   Esto no es así de claro, porque ninguno de nosotros es tan sutil como para decir que la tirantez del cuello es de la operación, pero cuando nos colocamos mal una camisa metiendo en la cintura ajustada más de una zona que de otra, notamos la arruga hasta arriba, no estando a gusto hasta que colocamos bien la camisa y el resto de la ropa.  

   Pues lo mismo ocurre con el cuerpo. Tenemos: los músculos, los tejidos grasos, y la piel que son lo suficientemente elásticos y afortunadamente se adaptan a todo. Pero hay sistemas que son muy delicados y guardan mucha información como son:

.Las fascias

.Los receptores de la piel

.Los receptores musculares

.Los meridianos de acupuntura

.Los cuerpos sutiles

   Cada uno de ellos nos va a dar una información al sistema central para ser procesada. Po lo que cualquier limitación guardada en cualquiera de ellos se va a traducir en limitación en el esquema corporal. Y como sabemos, las informaciones se guardan y repiten de por vida hasta hacer un cambio en ellas, y el cambio en este caso, tiene que venir desde el exterior, puesto que el cuerpo ya hizo en su momento todo lo que supo para la ocasión.

En resumen la mayoría de las cicatrices se deben tratar y muchos de los síntomas que nos molestan desaparecerán.

 

                                                                         José Luis Godoy Muelas

                                                                 Libro: Geopatías y Cicatrices

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies